Press "Enter" to skip to content

Consejos infalibles para lograr una gerencia empresarial de eficacia

Desde hace años, se ha alcanzado un excelente grado de innovación en lo que respecta a los diferentes aspectos relacionados con una empresa en general, y entre ellos encontramos el manejo de las finanzas, la tecnología empleada, los canales de distribución, entre otros. Sin embargo, dichas mejoras no parecen tomar en cuenta la dirección de la empresa.

“Todo buen gerente sabe que lo más importante en una compañía es su personal, pues el recurso humano es la clave para poder alcanzar el éxito en el mercado, de manera que allí es donde deben enfocarse los esfuerzos de un gerente y así aprovechar las cualidades que tiene cada empleado y al máximo”- comenta el reconocido gerente general de la compañía Pilosio, Darío Roustayan. Sin embargo, de la misma forma recomienda que cada gerente antes de buscar la eficacia en sus colaboradores, debe intentar mejorar su propia eficiencia. Si deseas saber cómo alcanzar la eficiencia y cómo poder transmitirla a tus colaboradores, entonces te encuentras en el lugar indicado y para ello, te indicamos 5 consejos que garantizan el avance de tu eficacia como gerente o dueño de una empresa. ¡Toma nota!:

  1. Concéntrate en las tareas que provean buenos resultados. Las personas ocupan la mayor parte de su tiempo en diversas tareas que no son del todo eficaces para la empresa. Para ser un buen gerente, resulta fundamental conocer a la perfección todas las actividades que deben realizarse en cada puesto de trabajo, pues si se les dedica la debida atención para que realicen las tareas pertinentes, esto va a permitir marcar una gran diferencia en los resultados que debe alcanzar cada empresa.
  2. Darse entender por los demás. La compañía se encuentra compuesta por personas, y cada una de ellas desempeña un papel especial, por eso es siempre bueno conocerlos a todos, incluyendo tanto los rangos superiores como los subordinados. Además de ello, se debe identificar qué es lo que se puede esperar de cada uno y hasta qué punto se les puede exigir, lo que mejorará la comunicación desde en un lenguaje que todos entiendan.
  3. Formación constante: Los gerentes o jefes se encuentran al tanto de la gran importancia que tiene la formación del personal que conforma su nómina. Pero no todos los empleados tienen la posibilidad de conocer sus debilidades, la forma en cómo cambiar sus hábitos laborales, aprender nuevas técnicas o simplemente renovar todos sus conocimientos que hasta el momento podrían resultar básicos. Para ello, es importante mantenerlos a todos en constante formación académica, organizando charlas especiales en horarios cómodos para todos.
  4. Ser el responsable de la información. Dicho conocimiento conlleva un gran poder, es por ello que son los gerentes quienes deben hacerse cargo directamente de proveerla y a la persona indicada, siendo necesario conocer los niveles de información entre el gerente y el trabajador, pues así todos tienen a su alcance los datos fundamentales para trabajar con eficacia.
  5. Aumentar la eficacia de los trabajadores. Un gerente que delega funciones, sabe que si sus colaboradores mejoran en cuanto a eficacia, este aumenta la suya. El mejor gerente es el que consigue formar grupos de trabajadores capaces de fortalecer sus debilidades entre sí, y para lograrlo resulta clave identificar cómo se desempeñan todos en la compañía.